Finding Neverland: Ya los ninos no quieren ir al pais de Nunca Jamas


finding_neverland4
Recuerdo cuando era niño que podía darle vida a cualquier objeto, crear magníficas historias, hablar cualquier idioma y hasta inventar nuevos dialectos; todo gracias a mi imaginación. Un bolígrafo y un lápiz podían convertirse en una pareja de enamorados o en un dúo dinámico que combate el crimen. Una sábana podía ser la capa de un nuevo superhéroe o el turbante de un rey árabe. No había límites. Todo era posible en mi imaginación. Esos recuerdos volvieron a mí cuando vi “Finding Neverland” del director Marc Forster e interpretada por Johnny Depp, Kate Winslet, Julie Christie y el talentoso, prometedor y joven actor Freddie Highmore (como Peter).

Esta historia nos recuerda cómo era antes. La inocencia infantil era algo preciado, era algo que uno luchaba por mantener intacto. La imaginación, los sueños, la magia, la posibilidad de ser algo más siempre estaba latente. Hoy en día, los niños y los jóvenes quieren vivir más rápido, quieren pertenecer a la realidad y se dejan arrastrar a un mundo lleno de dolor y decepción, que muchas veces no saben manejar. Nosotros los adultos tenemos mucho que ver en ese aceleramiento de la vida de nuestra juventud. Implantamos la malicia en los niños. Así como les regañamos desde que gatean y tratan te comerse una cucaracha muerta; con lo cual el bebé entenderá que eso está mal y no lo volverá a hacer después de cierta cantidad de regaños por lo mismo; así también les vamos inculcando estereotipos, les imponemos gustos, inclinaciones religiosas, y toda una cantidad de “normas” que terminan adaptando por imposición y no por voluntad.

Cuando somos felices, no falta alguien que nos quiera destrozar esa felicidad; fue una de las líneas que digo el personaje James Barrie (interpretado por Depp). Cuando James empieza a frecuentar a Silvia, una viuda con sus cuatro hijos; los miembros de su comunidad empiezan a hablar de que James engaña a su esposa con Silvia y, lo que es peor, que podía estar aprovechándose sexualmente de los niños (me recuerda un poco a lo que decían de Michael Jackson, cuando llevaba a los niños a su finca también llamada Neverland). Mientras que James pasaba momentos de calidad y diversión con esta familia que no era la suya, la gente, indirectamente los intentó alejar con sus comentarios de mal gusto, acerca de lo que es social y moralmente correcto.

A eso nos dedicamos los seres humanos cuando no somos felices y no soportamos ver la felicidad en otros. Les recomiendo que vean “Finding Neverland”, tal vez hasta les podría traer buenos recuerdos y sacarles un par de lágrimas.

Escrito por: Enrique Kirchman

Twitter @egkirchman

Trailer: 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s