{Crítica} “Annabelle”: Un Personaje De Terror Prometedor Arruinado Por Un Mal Guion


1412260763000-ANNABELLE-MOV-jy-2919-

***Advertencia: Datos Importantes De La Película Son Revelados***

Quienes hayan visto “The Conjuring” podrán estar de acuerdo que en las pocas escenas en que se vio la muñeca Annabelle, en el sótano de los esposos Warren —interpretados por Vera Farmiga y Patrick Wilson—, uno quedaba bastante impactado con su apariencia. Esta muñeca vintage está guardada celosamente en un aparador, bajo llave, para evitar que el demonio que la habita tenga oportunidad de atentar contra algún inocente. Con esa simple premisa, ya uno queda asustado. Por tal motivo, cuando se supo que se iba a realizar una especie de precuela basada en esta muñeca, uno se imaginó que sería una historia de terror memorable. Sin embargo, la película fue tan decepcionante por diversas razones, que ni siquiera llega a superar las pésimas secuelas de “Child’s Play”, que contaba la historia de su colega Chucky.

“Annabelle”, como simple y atinadamente se tituló, fue dirigida por John R. Leonetti (que ha dirigido dos pésimas secuelas: “The Butterfly Effect 2” y “Mortal Kombat: Annihilation”) y cuenta la historia de esta muñeca antes de que cayera en manos de los heroicos esposos Warren. Siendo una muñeca de colección (bastante horrible por cierto… No sé a quién se le ocurriría comprar algo así.), John Gordon se la compra de sorpresa a su embarazada esposa Mia, a quien le encantaba coleccionarlas. Poco tiempo después de habérsela entregado, John y Mia son víctimas de una pareja de chicos que pertenecían a un grupo satánico, que irrumpieron en su casa. Afortunadamente, la policía llegó a tiempo y mató al chico, antes que pudiera atentar contra John, y la chica se encerró en el cuarto de las muñecas (y futuro cuarto del bebé de Mia) y se suicidó sosteniendo en sus brazos a Annabelle, bautizada con ese nombre porque era el de la chica que murió, Annabelle Higgins, cuyo espíritu tomó posesión de la muñeca al momento de morir.

ANNABELLE

Desde entonces, la muñeca empezó a acechar a Mia y a su ya nacida bebé, para poseer el alma de esta última, lo que al principio ocasionó la incredulidad de su esposo, quien poco tiempo después se da cuenta de la verdad. Como en todas estas películas, nunca falta la misteriosa vecina amistosa que se ofrece a ayudar, como es el caso de Evelyn, la dueña de una librería que detecta algo maligno en la casa de Mia y decide ayudarla. Obviamente, también es usual la presencia de un sacerdote, el Padre Pérez en este caso, que al final queda pagando los platos ratos, como le pasó al padre Moore en “The Exorcism Of Emily Rose” o al padre Karras en “The Exorcist”.

En resumidas cuentas, “Annabelle” utiliza todos los clichés de las películas de terror: la vecina, el sacerdote, la incredulidad del esposo, un infante en peligro, etc., sin siquiera preocuparse por darle un giro original; por el contrario, lo lleva a lo más común y repetitivo, cayendo en lo tonto y ridículo. La única forma en que la película logra asustar al espectador es por el típico y fácil recurso de mezclar imágenes repentinas con un sonido alto de fondo, sin embargo, no se profundizó en un terror más psicológico y emocional, que cause esa inquietud en el espectador, como sí lo causó “The Exorcist”, por ejemplo, o incluso, “The Conjuring”. La muñeca tenía todo el aspecto para ser aterradora, pero la historia que la respalda es muy débil para despertar inquietud. Llega un punto en que incluso el público se empieza a reír por lo incoherente de la situación.

DSC_1454.dng

Lo peor de todo fue el final. Por un lado, para ser una muñeca tan peligrosa —según lo que dijeron los Warren en “The Conjuring”—, nadie murió. El padre Pérez fue el único que sufrió un ataque, pero sobrevivió. El resto también: Mia, John y su hija. La única que murió fue la vecina Evelyn, quien en realidad se suicidó para poder que Annabelle cobrara su vida y renunciara a acechar el alma de la bebé. Pero, ¿por qué Evelyn se convirtió en una heroína de repente? Tenía solo unas pocas semanas de conocer a Mia, ¿y ya se estaba suicidando por salvarla a ella y su familia? ¡Poco creíble! Al final, la protagonista (Mia) ni siquiera es la que resuelve el conflicto, sino que ocurre el tan conocido deus ex machina, en la que el conflicto lo resuelve un tercero. Esto es muestra de que los guionistas ni siquiera sabían cómo combatir al antagonista. No se les ocurrió otra forma de resolver el conflicto, sin tener que arriesgar la vida de la protagonista y su esposo e hija. Tal vez hubiera sido más interesante e impactante que alguno de ellos fuera el que perdiera la vida, en vez de una vecina con la que no empatizamos en lo absoluto. Realmente fue un recurso sin sentido e injustificado, para una historia que no ofreció ningún aspecto innovador u original en su relato.

ANNABELLE

Por si fuera poco, a este mal guion hay que sumarle las pésimas actuaciones de absolutamente todos los actores: Ward Horton (“One Life To Live”) como John, Annabelle Wallis (“The Tudors”) como Mia, Tony Amendola (“The Mask Of Zorro”) como el padre Pérez y Alfre Woodard (“Desperate Housewives”) como Evelyn. Creo que la única que en realidad lo hizo natural fue la bebé, que nos sacó un par de “aaawww” en algunas escenas, pero de resto, los actores parecían que estaban en un mal episodio de “Tales From The Crypt” o “The Twilight Zone”.

Rating: 03

Trailer: 

Escrito Por: Enrique Kirchman

Categorías:Butaca: "Flashback"

Etiquetado como:,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s