{Crítica} “Sing Street”: Una De Las Mejores Películas De 2016


maxresdefault2

***Advertencia: Datos Importantes De La Película Son Revelados***

Todos los años, cuando se acerca la época de las premiaciones del cine, aprovecho los Golden Globes para tener una idea de las películas que merecen la pena ver y que pueden estar nominadas al Oscar. Sé que lo que nominan en estos premios no es necesariamente lo mejor, pero a veces uno se topa con verdaderas joyas. Tal es el caso de la película irlandesa “Sing Street” —coproducida con Inglaterra y Estados Unidos—, que obtuvo una nominación a los Golden Globes como Mejor Comedia o Musical, aunque fue superada por “La La Land”. Me vi el trailer y me pareció divertida, luego descubrí que Netflix la tenía dentro de su menú, y decidí verla… y ¡qué placer! Hacía tanto tiempo que no veía una película tan bien realizada y tan hermosamente cautivadora. Tanto así, que me atrevo a decir que hasta ahora es la mejor película de 2016.

Desde el inicio, “Sing Street” nos atrapa con una estética ambientada en Dublín, Irlanda, en la década de los 80, específicamente en 1985, contando la historia de Conor, un chico de 15 años cuyos padres enfrentan problemas maritales y una situación económica apretada que los obliga a transferir a su hijo de una escuela privada a una católica pública, cuya población estudiantil es de niños rebeldes, bullies, mal portados y de bajos recursos. En su primer día de escuela, a la salida, Conor observa a Raphina, una chica de 16 años que no pertenece al colegio y que tiene como meta convertirse en una modelo renombrada en Inglaterra. Conor se acerca, valientemente a hablarle y, para impresionarla, miente de que tiene una banda de música y que busca a una modelo para su primer videoclip. Raphina acepta y se citan en un sitio para filmar, por lo que ahora Conor se ve obligado a formar una banda y practicar antes del día de la filmación.

lucy-boynton-y-ferdia-walsh-peelo-en-sing-street

Así comienza la trama que, a través de una banda sonora compuesta por fragmentos de canciones de Duran Duran, A-Ha, Starship y Spandau Ballet, entre otros de la década, cuenta una historia romántica inocente entre dos adolescentes a quienes une sus deseos de cumplir un sueño: ella quieres ser modelo y él un músico importante. En cierta forma, “Sing Street” guarda mucho parecido con su contrincante en los Golden Globes, “La La Land”. Ambas películas tienen como hilo conductor la música; en “Sing Street” es el rock de los 80 y en “La La Land” es el jazz. Se desarrolla una historia de amor de chico conoce a chica, de la manera más casual. La historia de amor está apoyada sobre la idea de ambos protagonistas de cumplir un sueño, y en ambas películas, los sueños son bastante similares: Conor quiere ser un cantante de rock, mientras que Sebastian quiere ser un músico de jazz exitoso dueño de un bar; por otro lado, Raphina quiere ser modelo en Inglaterra y Mia quiere ser actriz en Hollywood. Sin embargo, hay una gran diferencia entre ambos filmes —más allá de la evidente elección del género cinematográfico—, y es que las complicaciones y líneas de relación (o subtramas) de “Sing Street” son mucho más complejas en su elaboración narrativa que en la de “La La Land”.

“La La Land” se queda en los problemas de pareja de los protagonistas y los obstáculos para cumplir cada uno sus sueños, mientras que “Sing Street” explora no solo ambos aspectos, sino también la influencia de los problemas familiares, la violencia intrafamiliar, los bullies, el problema de la educación pública, el problema de la educación bajo preceptos religiosos y la aceptación. En otras palabras, lo que parece ser un sencillo dramedy, en realidad está lleno de mensajes y críticas socioculturales que nos hacen recapacitar en la forma en que todos estos aspectos afectan e influyen en la vida de un niño y/o adolescente.

sing-street-foto-1

El ejemplo más claro es el de Conor y su hermano Brendan. En una escena, Brendan, llevado por la envidia, se enoja con Conor, quien había demostrado tener éxito con su banda de rock, y le tira en cara que su vida fue más fácil que la de él. Brendan, quien solía tocar la guitarra y componer canciones, lo inició en la música, pero al ser el hermano mayor, le tocó vivir los momentos más alocados de sus padres, que al ser tan inmaduros y casarse muy jóvenes, lo descuidaron, pensando solo en sexo y peleando constantemente. Todo esto afectó el crecimiento de Brendan, su interés por sus sueños, además de haber estudiado toda su vida en el mismo colegio público y de mala reputación al que ahora habían metido a Conor por problemas económicos. Esto hizo que poco a poco Brendan fuera dejando de lado sus ambiciones, para caer en la vagancia y la rebeldía. Brendan alega que él preparó el camino para su hermano Conor y se lo hizo más cómodo, a pesar de que sus padres ahora se estaban divorciando, porque Brendan lo pudo ayudar a sobrellevar los problemas maritales de sus padres, cuando él no tuvo nadie que lo ayudara. Si sumamos una familia disfuncional, una escuela pública de mala calidad con sacerdotes abusivos y un ambiente hostil entre sus compañeros, evidentemente esto iba a afectar el futuro de Brendan. Al final, Conor logra dejar atrás ese mundo que lo podía llegar afectar tanto como afectó a su hermano, que estaba ya tan viciado y acostumbrado a esa vida, que no pudo siquiera escaparse a Londres con Conor, a pesar de que nada lo ataba a su ciudad ni a su familia.

sing-street

Los personajes claves de la película atravesaban por situaciones de abuso. Raphina sugiere que fue abusada por su padre, Barry era maltratado por sus padres alcohólicos y de ahí venía su actitud de bully, incluso Eamon, que ayudaba a Conor a componer las canciones, vivía solo con su madre, porque su padre estaba en rehabilitación. Y el mensaje que nos deja, en este caso Raphina, es aprender a ser feliz con nuestras tristezas… Hacer de tripas corazones. Pero esto no quiere decir que debamos conformarnos con la vida que llevamos, sino que debemos ver el lado positivo y no dejarnos caer para seguir adelante.

“Sing Street” es definitivamente una de las mejores películas que he visto en mucho tiempo. Emociona hasta el punto de las risas por la inocencia de sus personajes, así como también nos hace llorar por su sensibilidad. Los actores estuvieron excelentemente elegidos, desde los principales hasta los extras. La naturalidad de Ferdia Walsh-Peelo (como Conor) es de nominación, porque el chico definitivamente tiene una expresión muy natural y cómica, como cuando intenta cantar “Take On Me”, de A-Ha, a Raphina y titubea en el tono de su voz para empezar a cantar, hasta más adelante en la historia cuando lo vemos mucho más seguro en sus presentaciones y videos. La actriz Lucy Boynton es el complemento ideal, que le aporta ese atrevimiento y riesgo a la trama, y a la misma vez ese lado tierno que nos transporta a épocas en que el amor era juego de niños.

“Drive It Like You Stole It” – Banda Sonora de “Sing Street”:

Sorprendentemente, “Sing Street” no recibió ninguna nominación al Oscar, a pesar de que yo la hubiera nominado a Mejor Guion Original, Mejor Canción por el tema “Drive It Like You Stole It”, Mejor Diseño de Producción por la excelente ambientación de los 80, Mejor Vestuario por las referencias a artistas de la época que hacía a través de los atuendos de Conor (o Cosmo, como era su nombre artístico) y Mejor Película, sin duda, porque reúne una serie de elementos que la hacen una producción completa. Una de las grandes ignoradas de este año, y que la verdad todos deberían ver.

Para finalizar, los dejo con la frase que Conor le dice a Barry cuando este lo reta a pelear:

Solo tienes el poder de detener cosas, pero no de crearlas“…

Unas palabras que le restan poder al envidioso o malintencionado, que podemos aplicar a quien quiera tirarnos abajo nuestros sueños, metas o emprendimientos… Hay quienes ponen sus esfuerzos en destruir lo que intentan crear los demás, solo porque no tienen la habilidad para crearlo ellos… Y es crucial saber identificar a estas personas y alejarnos…

 No dejen de ver “Sing Street”, les auguro un buen momento, con sonrisas nostálgicas y carcajadas sinceras.

Rating: 09

Trailer:

Escrito Por: Enrique Kirchman

Categorías:Butaca: "En Escena"

Etiquetado como:,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: