{Crítica} “Logan”: Una Obra De Arte Del Cómic


***Advertencia: Datos Importantes De La Película Son Revelados***

Usualmente, cuando escuchamos hablar del género cómic, lo asociamos de inmediato con un target adolescente o infantil. Pensamos inconscientemente en el “¡Puff!” y “¡Pow!” de los cómic de Batman, que luego se inmortalizaron con la serie de Adam West. Y es que DC Comics siempre enfocó sus personajes con un toque más infantil, ejemplar, moralista, patriótico y políticamente correcto; a pesar de que sus personajes tienen un background bastante oscuro, en su mayoría. Marvel, por su parte, siempre me pareció un poco más intrépido en sus historias, y si nos referimos al universo de X-Men, específicamente, encontramos una carga ideológica importante, una crítica social evidente, que desafortunadamente parece no pasar de moda, haciendo alusiones al racismo, la xenofobia, el sexismo, la homofobia, entre otros ismos y fobias.

Las películas de Bryan Singer, aunque dirigidas a un público joven por el tema de los superhéroes, mantuvo esos matices ideológicos y ese tono algo más adulto, que invitaba a la reflexión dentro de toda la fantasía de la trama. Sin embargo, Logan es otra historia. Este último filme basado en el personaje más icónico de X-Men —Wolverine—, a quien el actor Hugh Jackman ha interpretado en nueve películas, ha venido a romper el molde de los cómics al hacer algo mucho más arriesgado y atrevido, que tal vez años atrás no hubieran contemplado los estudios de cine. Con el simple hecho de que la película tenga clasificación R, por su extrema violencia y lenguaje soez, ya es mucho decir para un estudio que ostenta un flujo masivo de espectadores. En otros tiempos se hubiera recortado la violencia, se hubiera eliminado el mal lenguaje y se hubiera apelado a una historia mucho más fantasiosa. Sin embargo, el director James Mangold  —responsable de dirigir a Angelina Jolie en Girl, Interrupted y a Reese Witherspoon en Walk the Line; por las que ambas ganaron el Oscar— apuesta a una road movie con una carga dramática tan impresionante, que le da credibilidad al personaje que llevamos 17 años viendo (desde que apareció por primera vez en pantalla grande con X-Men, en el año 2000). En otras palabras, Logan fue más allá del dichoso “happy ending“, para presentarnos cuál es en realidad el destino de estos seres que por tantos años fueron nuestros héroes. Finalmente, alguien exploró más a fondo la psiquis y la historia tan oscura que hay detrás de estos conocidos superhéroes, y demostró que del cómic (tal cual como hizo Zach Snyder con Watchmen), se puede extraer una obra mucho más artística de lo que pudiéramos imaginar. El mismo Logan hace referencia a ese realismo de la trama, cuando descubre los pasquines de X-Men que lee Laura, recalcando con enojo la ridiculez y lo infantil de sus historias, como diciendo “lo que están viendo es the real deal“.

Logan/Wolverine y el profesor Charles Xavier son 100% humanizados, se convierten en nuestros iguales al despojarlos de su inmortalidad, tan tomada a la ligera. No son los hombres fuertes y poderosos que vimos en las anteriores películas. Ahora están vulnerables y con padecimientos tan humanos, como problemas mentales y heridas que demoran en sanar. Estos factores son los que le dan ese toque de “realismo fantástico” (por poner una terminología), y es lo que evidentemente atrae de esta historia.

De principio a fin es brutal, cruda y violenta; mucho más que cualquiera otra pelea en la que hayamos visto a Wolverine, quien ahora luce avejentado, enfermo, depresivo y acabado. Tanto así, que nos llega a incomodar y a desesperar al ver su nivel de negativismo, cojeando y jadeando luego de una intensa corrida. Pero es que un personaje con las desgracias y decepciones emocionales que ha sufrido Logan, no tiene otra forma de terminar. Sería falso darle un final feliz, porque no va acorde a la psicología de su personaje.

Mientras tanto, vemos a un Charles Xavier desprolijo. Con 90 años ahora, su cerebro ha cedido. Ha perdido la caballerosidad, la elegancia y el protocolo que caracterizó a su personaje (al menos el interpretado por Patrick Stewart, ya que la versión joven de James McAvoy es mucho más emocional e impulsiva), incluso es mal hablado… Lo escuchamos varias veces decir “Fuck you, Logan“. Pero ese comportamiento desinteresado y transparente de Charles y de Logan, es lo que los convierte en una dupla dramática perfecta, porque se refuerza esa relación padre e hijo que se vislumbró desde la primera película.

Es inevitable sentir nostalgia al ver Logan, porque al avanzar de la historia nos damos cuenta de que todos aquellos personajes que amamos de las pasadas películas, ya no existen, han sido exterminados: Tormenta, Rogue, Beast, Mystique, Magneto, Colossus, Shadowcat, todos han muerto a raíz de los experimentos del doctor Zander Rice. Solo quedan estos decadentes personajes que no tienen ningún interés en dejar un legado de superhéroes; solo quieren sobrevivir y encontrar la tranquilidad en un bote por altamar. Sus épocas de poder han pasado y han vuelto a ser una minoría perseguida y aniquilada. Algo que inevitablemente nos remite a la realidad actual en distintos países, como Estados Unidos, donde las minorías han sido objeto de persecución y discriminación nuevamente. De ahí que los X-Men siempre han tenido relevancia con la actualidad.

Una trama impecable, con escenas de acción realmente impactantes, efectos especiales y de maquillaje muy bien realizados, y actuaciones formidables, en las que definitivamente Jackman y Stewart se lucen con personajes que parecen haber sido resignificados por el ingenio narrativo de los hermanos Coen. Sobre todo, nos cautiva la pequeña Dafne Keen con su personaje de Laura, convenciéndonos de ser la hija de Wolverine con una magnífica caracterización, en gran parte expresiva, donde se aprecia su ferocidad, mal humor, valentía y sarcasmo, tal cual como a su padre.

Con esta película puede que se despida Hugh Jackman del personaje, pero sin duda deja la puerta abierta para explorar todo un nuevo universo de X-Men, que a todas luces será liderado por este nuevo personaje de Laura, con su grupo de mutantes de laboratorio, cuya participación en la escena de acción final fue tan siniestra, que dejaba ver más la psicología de niños abusados y vengativos, que de superhéroes. Así que seguramente veremos pronto algún anuncio de una nueva película en la que se desarrollarán estos nuevos personajes, de los cuales llama especial atención, la procedencia mayoritaria de niños latinos, como las víctimas de la persecución… ¿Otro mensaje subliminal?

Lo cierto es que Logan es la mejor película extraída de los comics de Marvel. Sin ánimos de exagerar, yo la recomendaría para diversos premios de alto nivel, no solo los MTV Movie Awards y People Choice Awards en los que sin duda ganará, sino también en los próximos Golden Globes y premios Oscar, donde pudiera resaltar la actuación de Patrick Stewart, el maquillaje, efectos especiales, edición, partitura musical y, ¿por qué no?, incluso mejor dirección y película. La verdad que me dejó boquiabierto y con ganas de saber qué pasó antes de la diégesis y qué pasará después con estos nuevos, pequeños mutantes. ¡Recomendadísima!

Ratings:

Trailer:

Escrito Por: Enrique Kirchman

Categorías:Butaca: "En Escena"

Etiquetado como:,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: