{Crítica Clásicos} “American Psycho”: Una Sociedad Desquisiada


En 1991, cuando el escritor Bret Easton Ellis publicó su libro “American Psycho”, la controversia no se hizo esperar. De por sí, la editorial que se suponía que tenía que publicarlo era Simon & Schuster, pero tres meses antes de su supuesta fecha de lanzamiento, debido a un escándalo mediático que calificaba al libro de “contenido sádico”, se arrepintieron y fue Vintage Book la que terminó por lanzarlo. Durante poco más de un año, el autor recibió cartas con amenazas de muerte y el libro fue censurado en distintos países y ciudades. En Nueva Zelanda y Australia, por ejemplo, su venta aún está prohibida a menores de 18 años y solo se puede vender envuelto en plástico para evitar que los curiosos lo ojeen en la librería. En Canadá, durante el juicio del “asesino de las colegialas”, Paul Bernardo, en 1995, el libro fue prohibido, ya que Bernardo poseía una copia que admitió leer “como su biblia”.

Y es que para quienes no leyeron el libro y se limitaron solo a ver la película homónima dirigida por Mary Harron (quien ha dirigido episodios de series como “The Following” y “Six Feet Under”) y protagonizada por Christian Bale (“The Dark Knight”), se darán cuenta que “American Psycho” no es precisamente una película de terror ni un drama ni cae tampoco en el thriller; es más bien un híbrido de géneros hilados por un tono satírico que es lo que en realidad perturba al espectador.

Foto: Christian Bale (izq.) y Jared Leto en una escena de “American Psycho”.

La trama abarca a un vanidoso y adinerado hombre de Wall Street, Patrick Bateman, que tiene un ritual de belleza y de ejercicios matutinos muy del tipo de hombre metrosexual, que raya en lo obsesivo. Usa trajes Valentino Couture, productos de belleza Yves Saint Laurent y bolsos Jean Paul Gaultier. Es competitivo. Quiere ser el mejor, tener el mejor corte de pelo, el mejor diseño de tarjeta de presentación, comer en los mejores lugares. Y el hecho de que otro se proyecte mejor que él lo saca de quicio; la única manera que tiene de liberar sus ansiedades y enojos es asesinando a personas indiscriminadamente. Incluso cuando asesinó a Paul (interpretado por Jared Leto), y va al apartamento de este para sacarle ropa y hacer ver que se fue a Inglaterra, Patrick narra cómo entró en pánico al entrar al apartamento y ver que Paul tenía vista a Central Park y que su apartamento era evidentemente más costoso que el de él, lo cual fue un golpe para su ego. Poco a poco vamos conociendo su personalidad psicópata. Le gusta ver películas gore mientras hace abdominales y ver pornografía mientras habla con su amante. Le excita el sexo con dos mujeres a la vez y filmarse, para luego golpearlas, y si no se controla, matarlas. Tiene una pasión por la música de los 80 y 90, sus intérpretes y la historia de sus álbumes, como Phil Collins, Whitney Houston y Huey Lewis & The News, haciendo un análisis profundo y social sobre sus temas.

Pero lo que llama la atención de “American Psycho” es que a pesar de lo desprolijo que es Patrick para cometer sus asesinatos, dejando rastros y haciendo escándalos, su círculo de personas parece no darse cuenta. El escritor Bret Easton Ellis muestra cómo una sociedad tan ensimismada, egocéntrica, banal e individualista pasa por alto las más grandes atrocidades que suceden a su alrededor, y enfatiza en la superficialidad e ignorancia de esa sociedad, cuando está en un club con sus amigos y unas modelos y su amigo Timothy (interpretado por Justin Theroux) bromea que Mijaíl Gorbachov está en la disco también y las modelos parecen creerle, o cuando le habla a su secretaria de Ted Bundy y ella ignora quién es, o incluso cuando le dice al detective Kinball que tiene que irse porque tiene una cita con Cliff Huxtable, y el detective le cree, cuando en realidad Cliff Huxtable es un personaje ficticio que interpretaba el actor Bill Cosby en una de sus series de TV. Así hay varios ejemplos de la forma en que Patrick se siente superior en su propio círculo de apariencias y falsedades, que parece aborrecer.

¡Sí! “American Psycho” llega a ser impactante, violenta y sangrienta. Hay una actitud misógina en su protagonista y en los demás personajes masculinos también que denigran a la mujer. Si nos ponemos a analizar, la representación de la mujer osciló entre prostitutas, modelos tontas y una asistente ilusa y sumisa. ¿Esto habla del escritor y de una actitud igual de misógina?  Casualmente la activista feminista Gloria Steinem fue una de las que se opuso a la publicación del libro por la violencia representada contra la mujer… Irónicamente, Steinem es la madrastra de Christian Bale, quien años después aceptaría interpretar al personaje…. También existe la probabilidad de que Ellis estuviera haciendo criticando a ese mundo que se cree dominado exclusivamente por hombres. Creo que la sátira del personaje nos da la respuesta.

Definitivamente, una buena recomendación para ver este próximo Halloween.

Rating

Trailer:

Escrito Por: Enrique Kirchman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s