{Crítica} “Bohemian Rhapsody”: ¡Una Historia Que Te Eriza La Piel!


Escrito Por: Enrique Kirchman

***Advertencia: Datos Importantes De La Película Son Revelados***

El bio-pic musical “Bohemian Rhapsody” es, sin duda, uno de los filmes más esperados por los espectadores y por la crítica este año. Hay toda una generación cincuentona y cuarentona —y una buena porción en sus 30 y 20— que siempre ha sentido una atracción fiel y, a la vez, mórbida, por conocer más a fondo la vida del legendario vocalista de la banda de rock Queen, Freddie Mercury. Quienes vivieron su evolución musical y celebridad, y quienes lo conocieron a finales de su corta vida, no solo encontraron en su música una revelación, inspiración y rebeldía sociocultural, sino que también se dejaron encantar por la excentricidad de su líder, su extraversión, sus habilidades de un gran showman y esa “ambigüedad” sexual que provocaba a hombres y mujeres por igual, heteros, bisexuales y homosexuales.

Freddie Mercury es una de las personalidades más influyentes del siglo XX y su música aún resuena como un himno incomparable para millones de personas alrededor del mundo, porque no solo representan un momento exitoso del rock, sino que ha servido de estandarte para un generación que le tocó vivir un antes y un después histórico de trascendencia global: dictaduras en Latinoamérica, el Apartheid en Sudáfrica, la Guerra Fría, el apogeo de la revolución sexual y la aparición inminente del SIDA, entre otros momentos. Escuchar cada canción, como ‘We Are The Champions’, ‘Under Pressure’, ‘Crazy Little Thing Called Love’, ‘I Want To Break Free’ y ‘We Will Rock You’, por mencionar solo algunas de sus más conocidas e inmortales, nos transporta, nos emociona, nos genera nostalgia… Y ver cómo el director Bryan Singer —conocido por su saga de “X-Men”— recrea el instante en que nació cada una de estas canciones, sus ritmos, sus arreglos y tonadas, es realmente emocionante hasta el punto de que se hace inevitable que se nos erice la piel, especialmente en la escena en que están grabando el tema ‘Bohemian Rhapsody’.

Y luego tenemos a Rami Malek, ese joven talento que se hizo popular con la serie “Mr. Robot”, quien revivió a Mercury casi que a la perfección. Su interpretación se aprecia tan pasional como cuando se veía al verdadero Mercury arriba de un escenario proyectando esa majestuosidad que lo caracterizaba. ¡Malek es Mercury, sin lugar a dudas! Su amaneramiento, su performance, sus gestos… Malek logra transmitir esa misma energía del cantante, a la vez que nos conmueve con el drama de su vida, los momentos de vulnerabilidad y ese sentimiento de abandono y soledad que lo acechó por un tiempo.

“Bohemian Rhapsody” toma los puntos de inflexión de la vida de Mercury, desde que se une a la antigua banda Smile y la convierte en Queen, hasta que participan del concierto Live Aid! en el estadio Wembley de Londres, el 13 de julio de 1985, con lo cual la trama abarca no solo la evolución de la banda, sino también los descubrimientos sexuales de Mercury, su relación con Mary Austin, con sus padres, sus amantes masculinos y su decaimiento al contagiarse del virus del SIDA.

La dirección de Singer y el guion de Anthony McCarten (nominado al Oscar por “The Theory Of Everything” y “Darkest Hour”) nos mantienen en todo momento atentos a la trama, imposibilitando la oportunidad, incluso, de levantarse para ir al baño, por temor a perderse un momento importante de la historia. Hay risas, hay excitación, hay sorpresas y también hay lágrimas. Todo esto gracias a un elenco excepcional, que se integró en lo que obviamente fue una química perfecta entre los personajes. Por un lado, quienes interpretaron a los miembros de Queen, que sin duda proyectaron ese ritmo interno en cada escena, que la hacía entretenida y emocionante en todo momento, ya fuera por las bromas o por los momentos dramáticos. Especialmente, destaca la actuación secundaria de Allen Leech (“Downton Abbey”), quien interpretó a uno de los empleados de Mercury y amante, Paul Prenter, que fue casi que irreconocible con sus atuendos ochenteros, su bigote y su gestos afeminados.

Ya sean fanáticos o no de Queen y de Freddie Mercury, “Bohemian Rhapsody” es un deleite cinematográfico, muy bien realizado, con una excelente fotografía de metafóricos dobles encuadres (como los reflejos en el espejo y/o en los espejuelos de las gafas de Mercury) y un gran trabajo de dirección de arte, principalmente, por el vestuario y los peinados que nos llevaron como en una máquina del tiempo a aquellas épocas donde el cantante de rock era fácilmente identificable por sus jeans ajustados y sus chaquetas. Sin duda, la próxima temporada de premiaciones va a tener a Rami Malek como uno de los Mejores Actores en sus nominaciones, y muy probablemente a Bryan Singer como Mejor Director… y por supuesto, que a Mejor Película, entre otras categorías. ¡No dejen de verla!

Rating

Trailer: 

 

Anuncios

3 comentarios en “{Crítica} “Bohemian Rhapsody”: ¡Una Historia Que Te Eriza La Piel!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s