{Crítica} “BlacKkKlansman”: Extraordinaria Historia Real Del Detective Afroamericano Que Se Infiltró En El Ku Klux Klan


Escrito Por: Enrique Kirchman

***Advertencia: Datos Importantes De La Película Son Revelados***

¡Sí! Suena a una comedia absurda de aquellas que podría protagonizar Kevin Hart (“Jumanji: Welcome To The Jungle”) o Eddie Murphy (“The Nutty Professor”), en sus años mozos, pero para sorpresa de muchos, ¡esta historia es real! Dirigida por el aclamado Spike Lee (“Malcolm X”) y protagonizada por John David Washington —el hijo de Denzel Washington—, “BlacKkKlansman” cuenta las vivencias del detective Ron Stallworth, quien en 1972 se convirtió en el primer policía y, posteriormente, en el primer detective del Departamento de Policía de Colorado Springs. Se caracterizó por el empeño en su trabajo policial y muy pronto mostró interés en trabajar como oficial encubierto, recibiendo su primera asignación a mediados de la década de 1970, como infiltrado en un club nocturno donde el dirigente del movimiento por la igualdad de los derechos civiles, Stokely Carmichael alias Kwame Ture, fue invitado a hablar una noche.

Sin embargo, en 1979, Stallworth se topó con un aviso en el periódico que buscaba a miembros para organizar un nuevo capítulo del Ku Klux Klan en Colorado Springs y así fue como contactó, vía telefónica, a uno de sus dirigentes, haciéndose pasar por un hombre racista que detestaba a los afroamericanos, judíos, asiáticos y latinoamericanos. Incluso llegó a conversar por teléfono con el líder máximo del clan en esa época, el Gran Mago David Duke, a quien le preguntó sobre el estatus de su aplicación para ser miembro, a lo que Duke se disculpó por la demora en el papeleo y le envió su carnet de membresía, el cual Stallworth enmarcó y colgó en su oficina como trofeo de su hazaña. Fueron 9 meses que logró infiltrarse, utilizando a un compañero detective blanco, de la división de narcóticos, para que se hiciera pasar por él en las reuniones cara a cara. Fue así que lograron identificar, principalmente, la cantidad de soldados del ejército estadounidense que formaban parte del KKK.

Foto: Adam Driver, Michael Buscemi y John David Washington en una escena de “BlacKkKlansman”.

En 2018, Lee decide exponer esta historia, con un toque inevitablemente cómico, pero no por eso menos impactante, porque sin duda les sorprenderá la historia, pero también los dejará sin palabras al ver el nivel de odio que expresa este histórico grupo racista. La pertinencia de “BlacKkKlansman” —basada en el libro biográfico “Black Klansman” que publicó Stallworth en 2014— en la actualidad es indiscutible, especialmente desde que Donald Trump subió a la presidencia, despertando y alentando esa creencia de “supremacía blanca” que derivó en un penoso y descontrolado suceso el 12 de agosto de 2017 en Charlottesville, Virginia, cuando un tal James Alex Fields embistió con su auto a una multitud que protestaba contra esa ideología racista, y donde murió una mujer blanca llamada Heather Heyer, a quien se le dedicó esta película.

El relato mantiene ese toque humorístico que viene dado por la personalidad del protagonista y su interacción con los detectives Flip Zimmerman (interpretado por Adam Driver) —quien se hacía pasar por Stallworth en las reuniones del clan— y Jimmy Creek (interpretado por Michael Buscemi); pero también por la ingenuidad del dirigente David Duke (interpretado por Topher Grace) y la forma en que Stallworth se burló de tan temida organización.

Foto: Vivien Leigh y Hattie McDaniel en una escena de la película “Gone With The Wind” (1939).

Dentro de ese humor, Lee aprovecha para hacer referencia a la participación de la industria del cine como máquina reproductora de ideas racistas, citando con imágenes de archivo, dos de las películas más elogiadas de la historia cinematográfica de Hollywood: “Gone With The Wind” y “Birth Of A Nation”. Por un lado, el inicio de la película es con una escena de “Gone With The Wind” (“Lo que el viento se llevó”, 1939) —ganadora de 8 premios Oscar, incluyendo Mejor Película—, que a simple vista parece no tener nada que ver con la línea de acción que se desarrolla después, pero para quienes vieron y recuerdan “Gone With The Wind”, sabrán que en la película las familias de raza blanca tenían esclavos y eran representadas como familias bondadosas y simpáticas, mientras que a los afroamericanos los representaban como esclavos serviles; y durante las casi cuatro horas de película nunca se hizo alusión a la forma usual de tratar a los esclavos en esa época, encadenándolos y azotándolos con látigos. O sea, la película pretendió normalizar una situación inhumana.

Justo después que vemos esta escena de “Gone With The Wind” aparece el actor Alec Baldwin interpretando a un tal Dr. Kennebrew Beauregard, quien practica un discurso racista oponiéndose a la idea de inclusión y mestizaje, provocando a las personas al decir que sus hijos blancos irán al colegio con niños negros… y que los hombres negros era violadores de mujeres blancas, vírgenes y puras. Las atrocidades que pronuncia este personaje son ilustradas sobre él con proyecciones de escenas de “Birth Of A Nation” (“El nacimiento de una nación”, 1915), dirigida por David W. Griffith y considerada una joya del cine por ser la pionera en el discurso narrativo cinematográfico, ya que Griffith empezó a utilizar los planos y el montaje como una forma de contar una historia, distinto a lo que se venía haciendo hasta el momento, desde que se inventó el cinematógrafo en 1895. Sin embargo, más allá del aporte narrativo y lingüístico de “Birth Of A Nation”, no se puede negar que la película era una oda al KKK, reforzando la creencia de “supremacía blanca”, representando a los afrodescendientes como salvajes criminales, y dejando al KKK como grandes héroes. Tal fue su acogida, que incluso el presidente Woodrow Wilson la exhibió en la Casa Blanca.

Foto: A la izquierda, el verdadero Ron Stallworth, a la derecha, el actor John David Washington, quien lo interpretó en “BlacKkKlansman”.

“Birth Of A Nation” vuelve a aparecer a mitad de la película, cuando en un montaje paralelo presentan a un activista ficticio, llamado Jerome Turner (interpretado por el legendario cantante de calypso Harry Belafonte), quien le cuenta a un grupo de jóvenes la historia real de un joven peón llamado Jesse Washington, quien fue condenado a muerte por presuntamente haber violado a la esposa de su patrón, sin testigos ni pruebas. Pero lo impresionante del relato es la tortura que atravesó este chico, de quien incluso se dice que padecía una discapacidad intelectual, a quien castraron, le cortaron los dejos, lo lincharon y finalmente lo quemaron en un árbol. Mientras que el personaje relata tan impresionante historia para el asombro de los jóvenes que lo rodeaban, el montaje se alterna con el detective Zimmerman infiltrado en una ceremonia del KKK, donde observaban la película “Birth Of A Nation” con tal diversión y ánimo, expresando su desprecio por los afroamericanos.

En otra escena, en la que el personaje Kwame Ture (interpretado por Corey Hawkins) da su discurso en un club nocturno, este hace referencia a las películas de Tarzan en las que el personaje se enfrentaba constantemente a tribus africanas salvajes, creando esos arquetipos de héroe blanco y estereotipos de villanos de tez oscura. Una idea que aún hoy se ha mantenido y extendido a otras razas y nacionalidades. Como por ejemplo, en los años 1980, cuando en varias películas de James Bond —como “License To Kill” (1989)— el villano era representado por un latinoamericano.

No hay duda de que “BlacKkKlansman” es un llamado a la sociedad actual en Estados Unidos. Es un señalamiento directo a Trump, que tal vez es representado a través del personaje de David Duke y su eslogan “América Primero“. Sabemos que Lee quiere que sepamos que es un ataque directo a Trump, porque en la escena de un almuerzo del KKK se escucha aleatoriamente a alguien que dice “yo puedo hacer a América grande nuevamente“, que ha sido el eslogan de Trump desde su candidatura. Y para terminar de reafirmar su mensaje, al final nos muestra imágenes de archivo del suceso del 12 de agosto de 2017 en Charlottesville, cuando aquel hombre embistió a la multitud con su auto.

“BlacKklansman” está nominada a seis premios Oscar 2019: Mejor Película, Mejor Director, Mejor Adaptación, Mejor Partitura Musical, Mejor Edición y Mejor Actor de Reparto para Adam Driver. Creo que tiene grandes posibilidades de llevarse el premio por Mejor Adaptación y Mejor Edición… ¡No se la pueden perder!

Rating:

Trailer:

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s