{Crítica} “The Equalizer”: Revive ‘El Justiciero’ De La Serie De 1985


equalizer

***Advertencia: Datos Importantes De La Película Son Revelados***

Recientemente escribí un artículo titulado 10 Series De T.V. Que Fueron Arruinadas En Su Adaptación Al Cine, refiriéndome, en su mayoría, a series de 1980 y 1990 cuyas adaptaciones cinematográficas habían dejado mucho que desear. Sin embargo, hoy fui al cine a ver “The Equalizer” y debo decir que se apegó a la serie, resultando en una buena adaptación, a pesar de algunos pequeños detalles en el protagonista, que tal vez no debieron ser representados de la misma forma que la serie lo hizo hace casi 30 años.

Para los que no vivieron la época o no lo recuerdan, “The Equalizer” o “El Justiciero” —como se conocía en su versión latinoamericana— fue una serie protagonizada por el actor británico Edward Woodward, que inició en 1985 y duró cuatro temporadas, obteniendo siete nominaciones al Emmy, además de haber ganado un Golden Globe a mejor actor de una serie dramática para Woodward. La versión televisiva tenía como premisa a un exagente de inteligencia que se dedica a ser detective privado para ayudar a personas indefensas que no encuentran justicia dentro del sistema. Recuerdo perfectamente que la serie manejaba el suspenso al límite, casi que causando cierto temor en el televidente con respecto a los peligros que se podía topar en las calles, ya que los casos que trataba Robert McCall (el protagonista) eran crímenes más comunes (robos, asesinatos, etc), que los tratados en el filme.

Intro de la Serie “The Equalizer” (1985):

Este año, el director Antoine Fuqua, quien ha dirigido interesantes películas como “Training Day” y “Shooter”, convoca al ganador del Oscar, Denzel Washington, para que personifique a Robert McCall en su versión cinematográfica, aunque llevándolo a un nivel superior al de Woodward en los 80. En la versión fílmica, McCall trata de dejar atrás su vida como agente de la CIA (por lo que podemos intuir) para dedicarse a una vida normal, con un trabajo y amistades mundanas. Sin embargo, al ver que una adolescente es explotada por la mafia rusa para que se prostituya, hasta al punto de castigarla a golpes si intenta salirse, McCall ve la necesidad de intervenir para sacarla de esa vida y darle la oportunidad de un cambio. Pero al querer buscar una solución, solo se encuentra adentrándose cada vez más en una peligrosa red de criminales rusos, que no le dejan más remedio que llegar hasta los altos mandos y “buscar la cabeza de la serpiente” como el mismo lo llama en el final de la película.

The-Equalizer-Official-Photo-Denzel-Washington-Chloe-Moretz

Al principio, el espectador no sabrá por qué McCall se atreve a llegar tan lejos por una insignificante joven prostituta, a quien se encuentra religiosamente en un restaurante (cuya ambientación nos recuerda mucho a la pintura “Nighthawks” de Edward Hopper), pero cuando se enfrenta al kingpin ruso y a cuatro miembros de su organización criminal, asesinándolos en 28 segundos, nos percatamos de que McCall no es un simple ciudadano preocupado por el bienestar de una joven, sino un soldado experto en luchas cuerpo a cuerpo y con un ojo entrenado para percibir detalles. Todo esto es creíble para un personaje que luego conocemos que fue un entrenado agente de la CIA, sin embargo, creo que lo llevan al límite de lo hiperbólico, presentándolo prácticamente como un “super hombre” o “Iron Man”.

En resumidas cuentas, McCall acaba practicamente con toda la mafia rusa de la ciudad  y viaja a Moscú para liquidar al jefe de jefes, ingresando a su mansión sin el más mínimo problema, aniquilando a cuanto seguridad se atravesara. ¿En serio? ¿Denzel Washington a su edad? Era como ver a Yoda en “Star Wars: Episode III – Revenge Of The Sith”, cuando lucha con agilidad contra Darth Sidious, y después lo vemos de vuelta con su bastón. Al menos Yoda tiene la excusa de ser Jedi, ¿pero McCall? ¡Poco creíble! Al principio parece que no todo va a ser fácil para McCall, cuando nos presentan a un despiadado asesino apodado Teddy, que no escatima en intimidar a su competencia cometiendo crueles asesinatos, para averiguar quién mató a los cinco rusos que controloban el negocio en la ciudad, sin embargo, no parece surtir mucho efecto en nuestro protagonista.

the-equalizer-photos-7

Como he mencionado otras veces, para que un protagonista sea atractivo, debe contar con un antagonista digno, que lo iguale o hasta lo supere, con lo cual los puntos de giros son más perceptibles y el clímax toma mayor poder. En “The Equalizer”, sin embargo, al tener un protagonista que supera a su antagonista en todo, estando siempre un paso por delante de él, el clímax no nos lleva al borde, porque estamos seguros que McCall va a salir victorioso y no perderá nada. No corre ningún riesgo, ni siquiera cuando la vida de sus amigos del trabajo se ve amenazada: McCall llega y los salva sin mayor complicación. En otras palabras, cuando creemos que Teddy lo tiene acorralado, nos topamos de que McCall ya lo tiene todo pensado. Eso le resta al conflicto, más allá de que también le resta credibilidad. Incluso, luego de tanto luchar para encontrar a McCall, Teddy es vencido al final sin siquiera una pelea digna entre héroe y villano, sino que McCall le dispara clavos a la distancia, venciéndolo sin el mayor esfuerzo. Nunca perdió nada. Sus amigos quedaron a salvo y la chica quedó libre al final. Fue una línea muy recta para un personaje que arriesgó mucho.

Esto no quiere decir que la película no se deje ver. Es una adaptación bastante aceptable y muy típica del tipo de películas que hace Fuqua. La actuación de Washington se mantiene dentro de los papeles que usualmente interpreta, con esa seguridad de hombre de acción inmutable y sin un gran arco de transformación (algo típico del género), mientras que Chloë Grace Moretz, quien interpreta a la prostituta llamada Teri/Alina, aunque con un papel terciario, realiza un estupendo trabajo. De hecho, antes de que la película llegue al detonante (que se demora bastante en llegar), observamos un par de conversaciones entre McCall y Teri en el restaurante, con diálogos realmente interesantes y naturalmente escritos, por la forma en que describen la soledad y el misterio que rodea, a su manera, a cada uno de los personajes: hablando de sueños y corazones rotos y planes a futuro, como cuando Teri expresa que quiere ser cantante y McCall aspira a leer la lista de 100 libros que toda persona debería leer, según su esposa.

DF-10117

La película también cuenta con breves actuaciones de Melissa Leo (“The Fighter”) y Bill Pullman (“Independence Day”), además de una satisfactoria participación de David Harbour (“End Of Watch”) como un policía corrupto. El filme, evidentemente ha sido pensado para crear un franquicia, y ya se habla de una secuela, aunque no se sabe para cuándo se estrene aún. Lo cierto es que esta será la primera vez que Washington participe de una secuela, sumándose a la lista de veteranos que sobresalen como héroes de acción al estilo Liam Neeson, Harrison Ford y Bruce Willis, entre otros.

Rating07

 

Trailer:

Escrito Por: Enrique Kirchman

Categorías:Butaca: "Flashback"

Etiquetado como:,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

3 respuestas »

  1. No recuerdo ninguna película donde Denzel no me haya sorprendido y entretenido tanto, es una de esas películas en donde te desconectas del mundo por la trama tan buena que ofrece, una vez más Antoine y Denzel juntos, sin duda un buen equipo de trabajo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s